CELIA VIÑAS OLIVELLA

1915 - 1954


·
Pasión por el teatro
Celia se aficionó al teatro durante sus años universitarios en Barcelona, donde asistió a numerosos estrenos y conoció a Federico García Lorca, y proyectó esa pasión de forma didáctica en el Instituto, a través de escenificaciones de cuentos o representaciones teatrales con los alumnos, que dirigía e incluso interpretaba. Hay que destacar, no solo la cantidad sino también la variedad las obras que escogió para representar, desde cuentos infantiles clásicos (“Blancanieves”, “La bella durmiente”) a clásicos españoles (Calderón, Lope de Vega,Tirso, Cervantes, Jacinto Benavente, Azorín) o extranjeros (Oscar Wide, Tagore, Shakespeare, Bernard Shaw, Eugenio O'Neill). Desarrolló un repertorio para diversos momentos del año, como la celebración de Santo Tomás de Aquino (“La casa de Troya”, “Nuestra ciudad”,“Hamlet”, “Pigmalion”), la fiesta del libro (“Auto de los evangelistas”, “El retablo de las maravillas”, “El cartero del rey”), la Navidad (“Escaleras”, “Auto de los cantares”, “El auto sacramental de la siega”, “Auto del pan y del palo”, “El Alcalde de Zalamea”). La prensa local se hacía eco de los estrenos con comentarios elogiosos.
“Nuestra ciudad”, escrita por Thornton Wilder en 1938, representada por Celia en 1946.en