CELIA VIÑAS OLIVELLA

1915 - 1954


·
Celia y el Mediterráneo
Son diversas las razones por las que Celia escogió Almería como destino definitivo, pero sin duda aquí encontró el ambiente mediterráneo que ella amaba desde pequeña y que cantó en poemas salpicados por la espuma del mar, templados por el sol, deslumbrados por el blanco de la cal. Algunas veces se ha escrito, erróneamente, que nació en Palamós (Costa Brava catalana), pero su relación con esta última población es la de haber sido el lugar donde Celia vio por primera vez el mar, cuando tenía cuatro años, dejándola muy impresionada. En una entrevista, Celia confesó: "Así conocí el Mar Mediterráneo del que me enamoré apasionadamente como sólo los niños saben enamorarse. Después del cariño de mi madre fue el cariño del mar y al mar... En mi vida el mar es mucho y creo que en algunos momentos ha sido el más profundo de mis amigos". Celia creció mirando este mar en Mallorca y pasó muy buenos momentos de vacaciones en sus calas a lo largo de su vida, sumergiéndose en sus aguas en cuerpo y alma. La presencia del Mediterráneo está presente en toda la obra de Celia Viñas, no sólo en sus poemas, sino también en sus artículos en prensa, reseñas y conferencias, donde aparecen a menudo los paisajes, las gentes y los valores eternos de este mar.
Celia en Portals Nous, Mallorca.